Un comentario en “ebola-en-africa

  1. TEXTO 1

    Este texto pertenece a la obra ‘Historia de una vida privada’, escrito en el siglo XV. Su autor es Félix Faber, fraile alemán nacido en 1441 en Zurich. Además fue un importante predicador en Alemania y realizó varios viajes de peregrinación (los cuales narra). Se trata de un texto narrativo-descriptivo. El escrito original se realizó alrededor de 1480, es decir, finales de la Edad Media, donde la higiene era muy escasa y las enfermedades se difundían rápidamente de unos a otros.

    Algunas de las expresiones que llaman la atención son ‘’se pulula la miseria’’ que significa que se multiplica la miseria/las malas condiciones… el ‘’pelambre’’ que son los pelos del cuerpo o ‘’raparse la barba’’, es decir, afeitarse.

    En esa situación de miseria y de escasa higiene, el contagio de piojos era muy común y la única manera de desprenderse de ellos en aquella época era afeitándose. Por ello, para prevenir esta medida tan drástica (mal vista en la sociedad pues conllevaba la pérdida de la dignidad, ya que en aquellos tiempos tener una barba bien poblada mostraba la veteranía y experiencia en un marinero. Afeitarse significaba perder ese estatus), el fraile recomienda a los viajeros que se ayudaran de otro hombre que fuera el encargado de despulgar su pelo.

    El fraile cuenta que ha conocido a señores con abundantes barbas y melenas durante sus viajes. Estos eran muy elegantes y formales pero sin embargo tenían el pelo plagado de piojos, posiblemente como consecuencia de una mala limpieza o un descuido de las mismas.
    La intención del texto es mostrar la importancia de la higiene para evitar infecciones y enfermedades, y además ver como ha evolucionado esta con el paso del tiempo. La higiene es necesaria e imprescindible independientemente del nivel económico.

    IMAGEN 5

    En esta imagen podemos observar a un hombre de color tumbado en un colchón. El hombre se haya con los ojos cerrados y el pecho descubierto, además tiene conectada una vía en el brazo. El lugar en el que se encuentra es bastante desfavorable: hay una especie de plásticos verdes haciendo de paredes y un suelo de tierra. Le están atendiendo dos personas, ambas equipadas con trajes blancos y gafas protectoras y que cuentan con dos cubos a sus pies. En el lado izquierdo se observa una mesa en la que hay una botella y un vaso.
    Este hombre probablemente pertenezca a un país subdesarrollado en el que las condiciones higiénicas son bastante limitadas, por el aspecto que presenta parece padecer una enfermedad como puede ser el Ébola, una enfermedad infecciosa viral aguda que produce fiebre hemorrágica y cuya tasa de mortalidad puede llegar al 90%.

    Los hombres que están a su lado deben ser médicos y van vestidos así para evitar el contagio. Al paciente se le está inyectando suero, sin embargo, cuentan con un material sanitario bastante escaso.
    A pesar de todo esto podemos observar la gran vocación y valor del equipo médico, que está arriesgando su vida al desplazarse a países subdesarrollados como África. Sin embargo lo hacen porque este es un lugar muy necesitado donde a diario mueren cientos de personas y necesitan ayuda y recursos económicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *