La Viruela

Autora: Claudia Casanova Del Vas 1º (2015-2016)

Se trata de una enfermedad muy grave que se puede transmitir de una persona a otra, es decir, es una enfermedad contagiosa (que se transmite por contacto directo o por fluidos). Es provocada por un virus, el variola virus. Variola es un término que proviene del latín y significa moteado, refiriéndose a los bultos que salen por el cuerpo y la cara. Además, se trata de una enfermedad que puede ser mortífera, las personas que sobreviven quedan gravemente afectadas: ciegos, estériles con recalcadas cicatrices, etc. Se puede clasificar en una de las enfermedades más devastadoras de la humanidad, ya que provocó la muerte de más del 30% de las personas que la contraían y el declive de civilizaciones. Fue declarada como enfermedad erradicada en 1979 tras un programa de vacunación.

Las primeras víctimas

Gracias a diferentes estudios se cree que la viruela apareció en la India o en Egipto hace 3000 años. Una de sus primeras víctimas conocidas fue el Faraón Egipcio Ramsés V, que murió en 1157 a.C. Sus restos nos muestran marcas de viruela en su piel.

La enfermedad se expandió por Asia, África y Europa, debido a las rutas de comerciantes, llegando hasta las Américas en el siglo XVI y causando el 90% de las muertes durante la colonización. Además, fue una de las causas del declive Azteca a partir de 1519 con la llegada de los conquistadores españoles. Se cree que la viruela causó la muerte de 60 millones de personas en Europa, en el siglo XVIII. Y en el siglo XX, acabó con unos 300 millones de personas en todo el mundo.

Causas

Se trata de una enfermedad muy contagiosa que se transmite mediante saliva, por contacto directo con la persona contagiada u objetos de su propiedad (sábanas, ropa, etc.). La etapa más contagiosa es en sus inicios, durante la primera semana, pero lo sigue siendo hasta que se cae la última costra de la piel. Esta enfermedad es causada por el virus: “variola virus” y el virus “variola minor” provocaba una forma de viruela con menor gravedad. De manera que hay dos formas de viruela:

La viruela mayor: es una enfermedad muy grave, causa de la muerte de muchas personas que la contraen y que no hayan sido vacunadas.
La viruela menor es una infección leve que rara vez causa la muerte.

Síntomas

Los síntomas se inician de los 12 a 14 días, tras haber sido infectado por el virus, se suele empezar con fiebre seguido de dolor de espalda, diarrea, sangrado excesivo, fatiga, fiebre alta, náuseas y vómitos, dolores de cabeza y el síntoma más destacable: erupciones cutáneas de color rosado que llegan a formar úlceras, pústulas llenas de líquido (algunas capaces de unirse y formar grandes encharcamientos) y la formación de llagas en la boca, nariz, garganta, etc. A la tercera semana aproximadamente, se empezaban a despegar las costras de la piel.

Generalmente, durante la segunda semana morían alrededor de un 30% de las personas infectadas por viruela del tipo viruela major. La mayoría de los sobrevivientes mantenían grandes cicatrices. Además, podían darse otras deformidades, como la pérdida de tejido labial, nasal y cartilaginoso. Debido a las costras en las córneas, el infectado podría quedarse ciego. La viruela minor era menos grave y provocaba menos muertes. También, la viruela puede desencadenar una serie de complicaciones, tales como: artritis e infecciones óseas, encefalitis, infecciones en los ojos, neumonía. Sangrado grave, infecciones en la piel, etc.

Tratamiento

No existe un fármaco específico para el tratamiento de esta enfermedad, pero es posible suministrar antibióticos para las infecciones que se den en personas que la padezcan. La batalla humana contra la viruela inició hace 2.000 años. En Asia se usó una técnica conocida como “viruelización”, que consistía  en infectar a la persona, introduciendo con aire a presión, costras de viruela, por la nariz. Las personas que recibían este tratamiento, contraían un tipo más benévolo de viruela y desarrollaban una inmunidad de por vida.

En 1796, se realizó un descubrimiento muy importante en la historia de esta enfermedad, tras a un experimento del doctor inglés Edward Jenner, que mostró que la inoculación de una variedad similar de la viruela, presente en vacas, era capaz de protegernos contra la enfermedad. Este descubrimiento fue clave para el posterior programa de vacunación, tratamiento más eficaz capaz de prevenir esta enfermedad.

Tras el contagio de más de 10 millones de personas en 1967, la OMS puso una campaña de erradicación de la viruela que se basaba en la vacunación. De manera que los casos de viruela se redujeron en gran medida, quedando exclusivamente en el Cuerno de África y ocurriendo el último caso conocido en Somalia en 1977.

La vacunación contra la viruela terminó en Estados Unidos a inicios de la década de 1970, ya que se había conseguido disminuir la incidencia de la enfermedad. Actualmente solo la reciben trabajadores sanitarios y del servicio de urgencias, y además miembros del personal militar y algunos trabajadores civiles por la amenaza del bioterrorismo, siendo la viruela un arma biológica.

Fuentes

-National Geographic. Viruela. (Fecha no especificada). Disponible en: http://nationalgeographic.es/ciencia/salud-y-cuerpo-humano/viruela
-Sin autor. Viruela. Medline Plus. 2015. Disponible en: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001356.htm
-The Collage of Physicians of Philadelphia. Historia de la viruela. The History of Vaccines, 2014. Disponible en: http://www.historyofvaccines.org/es/contenido/articulos/historia-de-la-viruela

Un comentario en “La Viruela

  1. La viruela, a pesar de su altísimo potencial devastador que arrasó con civilizaciones enteras, no se considera como una razón alarmante por la que investigar, ya que como bien se ha comentado se encuentra erradicada actualmente. Sin embargo, esta afectación despierta una gran preocupación en los conocimientos científicos, ya que el virus de la viruela podría ser rociado deliberadamente en forma de aerosoles con fines terroristas. Antaño, la OMS implementó un programa masivo que erradicó todas las formas conocidas del virus de la viruela, a excepción de unas que se reservaron con fines investigadores. (1)

    https://www.youtube.com/watch?v=AMSVMvrZqGs

    Todo ello muestra que la gran mayoría de la sociedad, a excepción del personal sanitario o militar, se halla desprovista de la vacunación. Esto concluye que si por alguna razón resurgiera tal malévola patología podría ocasionar severas complicaciones teniendo así que recurrir al asilamiento del afectado para evitar la formación de las epidemias. (1)

    El origen de la viruela es algo incierto, pero si se sabe que llegó a España hace varios años. Este hecho se hace evidente con la muerte del Rey Luis I (hijo de Felipe V). (2)

    https://www.youtube.com/watch?v=XI6M4a0bEZY

    Por lo que respecta a la transmisión del virus variola, cabe destacar que el virus puede permanecer vivo entre las 6 y 24 horas. Una vez liderado el proceso de incubación resurgirán los citados síntomas de este blog. Cabe alarmar que en la última fase de la enfermedad, concretamente con la caída las costras, ha de prestarse la mayor atención posible puesto que es el momento clave de la transmisión de la propia patología. Ya caídas las costras, el riesgo de contagio se ve prácticamente anulado. (1)

    BIBLIOGRÍA

    (1) Kevin Berman, MD, PhD, Atlanta Center, Atlanta, GA, VeriMed Healthcare Network, David Zieve, et al. Viruela. Rockville Pike. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001356.htm [Actualizado: 2 de diciembre de 2016, acceso 23 de diciembre de 2016].

    (2) National Geographic Society. Viruela. Disponible en: http://www.nationalgeographic.es/ciencia/salud-y-cuerpo-humano/viruela [Actualizado: octubre de 2016, acceso: 23 de diciembre de 2016].

    AUTORES DEL COMENTARIO

    JOSÉ MANUEL CASTILLO RODRÍGUEZ

    MANUEL DAVID CHACÓN JAIME

    (ALUMNOS DE 1º DE ENFERMERÍA B – SUBGRUPO 6)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *