Itinerario pedagógico 2-3: tras los pasos de Juan de Dios y hospitales de Patronato

Situación y punto de encuentro

Ver el listado de alumnos confirmados y suplentes en el Tablón de Docencia.

Próxima visita: 15 de diciembre de 2015

Punto de encuentro: zaguán de entrada del Hospital de San Juan de Dios (calle San Juan de Dios) (ver mapa más abajo)
Hora: 15:30 h
Debemos llevar: papel, bolígrafo, algo para tomar fotos, y mucha curiosidad y ganas de aprender

hsjd-sit

[Escribe en la sección de comentarios tus impresiones, lo que más te ha gustado o te ha llamado la atención, lo que has aprendido]

hsjdEste itinerario se realiza al Hospital de San Juan de Dios, al que añadimos la contemplación de algunos de los hospitales llamados de Patronato, por haber sido financiados por particulares o entidades piadosas. La influencia de la que se ha dado en llamar la Escuela Juandediana o Granadina en la historia de la Enfermería ha sido determinante debido a la gran expansión que la orden hospitalaria tuvo por el mundo. Los esquemas arquitectónicos del Hospital de San Juan de Dios de Granada han sido reproducidos reiteradamente a lo largo de la historia y el modelo de cuidados de enfermería ha pervivido hasta nuestros días. El itinerario didáctico se complementa con la visita al Archivo Interprovincial de la Orden de San Juan de Dios, que se encuentra en la Casa-Museo de los Pisa.

Fuentes documentales

Benavidez Vázquez, Francisco. Granada, la ciudad que cautivó a Juan de Dios. Guía del viajero hospitalario. Granada: Archivo-Museo San Juan de Dios “Casa de los Pisa”, 2009.

Cambil Hernández, Mª Encarnación. Los Hospitales de Granada (siglos XVI-XXI). Tipología, catálogo e historia. Granada: Editorial Universidad de Granada, 2010.

De Mina Salvador, Matías. Visitar la Granada de San Juan de Dios. Granada: Comares, 1994.

_________________________________________________________________

[Escribe en la sección de comentarios tus impresiones, lo que más te ha gustado o te ha llamado la atención, lo que has aprendido]

 

Ver galería elaborada por Mª Luz Gijón, 1º B (2014/15) DESCARGAR

11 comentarios en “Itinerario pedagógico 2-3: tras los pasos de Juan de Dios y hospitales de Patronato

  1. El día 15 de diciembre pudimos disfrutar de un recorrido por la Granada Hospitalaria junto con el profesor Amezcua. Empezamos este itinerario en el Hospital de San Juan de Dios, y la verdad que, aunque actualmente esté un poco desmejorado, me sorprendió bastante toda la historia que contiene ese hospital, ya que desde que llegué a la ciudad había pasado muchas veces por ahí pero nunca me hubiera imaginado el gran significado histórico que tenía aquel edificio. Tras esto, el profesor Amezcua nos hizo un tour personalizado por aquellas calles del centro de Granada donde San Juan de Dios había vivido algún capítulo relevante de su vida. Una de las historias que más me llamó la atención de la época en la que San Juan de Dios vivió en Granada fue cuando éste dejó un hombre muerto en la puerta de la casa de una familia adinerada, ya que el dueño de la casa se negó a dar dinero para el entierro de aquel hombre. Con acciones como esta, San Juan de Dios demostró una de sus grandes aptitudes, y es que hacía todo lo que estuviera a su alcance para conseguir sus propósitos, como era el establecer un hospital para acoger a todos aquellos enfermos que necesitaran su ayuda, consiguiendo incluso la ayuda económica de personas adineradas.
    Para finalizar la visita, nos adentramos en la Casa Museo de los Pisa. La familia Pisa acogió en aquella casa a San Juan de Dios en sus últimos momentos de la vida, donde finalmente falleció. Es más, pudimos visitar exactamente la misma habitación donde San Juan de Dios murió. Quizás para mí la visita a este museo fue lo más interesante, ya que no sólo aprendí sobre de la vida de San Juan de Dios, sino también sobre aspectos que tienen tanto valor en la que será mi futura profesión. Gracias a esta casa-museo, también pude conocer algo que era desconocido para mí hasta ese momento, y era la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Esta orden no sólo tiene gran importancia en Granada o en el ámbito nacional, sino que su relevancia va más allá de nuestras fronteras, y aún hoy en día tiene gran prestigio y numerosos seguidores.
    Sin duda, fue una tarde bastante enriquecedora y pude comprobar todo lo que San Juan de Dios aportó durante su vida a nuestra profesión, que os aseguro que no es poco. Por ello puede presumir de un gran privilegio, y es ser el patrón de esta bonita y gratificante profesión.

  2. En este itinerario como bien dice el título, “seguimos los pasos de San Juan de Dios”. Estoy muy contenta de haber participado en la actividad porque creo que a todos nos acercó un poquito más al fundamento de nuestra profesión y su verdadero origen.
    Juan Ciudad, tan solamente era un hombre con unos valores morales inmensos, su única intención era ayudar al que más lo necesitaba. Me conmovió descubrir al verdadero Juan Ciudad, su origen humilde, su visión humana y sencillez.
    A lo largo del recorrido pasamos por diferentes lugares en los que vivió situaciones dignas de recordar, ya fueran hospitales fundados por él con el único fin de cuidar a sus enfermos o casas por las que pasaba para pedir recursos y poder seguir cuidando de sus enfermos.
    En mi opinión, creo que fueron las anécdotas más cotidianas las que nos acercaron a la versión más humana de este personaje, como la de cambiar sus ropajes limpios con los sucios del pobre, o comprar otros de 2ª mano a los niños de la calle.
    Nuestra visita siguió hasta la casa de los Pisa, donde murió Juan de Dios. Aquí, fue él quien recibió durante un tiempo los cuidados que su salud requería. Vimos obras de todo tipo, tanto relacionadas con su vida, como obras que tenían poco que ver con ello pero habían sido donadas.
    Sin lugar a dudas, mereció la pena conocer al verdadero San Juan de Dios.

  3. El martes 15 diciembre, seguimos los pasos de San Juan de Dios por la ciudad en la que realizó la mayoría de sus obras de caridad.
    En primer lugar, me sorprendió mucho que el Hospital de San Juan de Dios fuera el punto de partida de la visita, ya que muy a menudo he pasado por la puerta pensando que debía de ser un lugar importante del cual yo no conocía nada. Gracias a esta visita una de mis dudas de los lugares desconocidos que esconde Granada fue solucionada.
    Antes de la visita, había escuchado hablar de este señor, pero nunca me hubiese imaginado que fuese alguien de tal importancia, tal y como me di cuenta en la casa de los Pisas, donde nos mostraron todo el legado que ha dejado San Juan de Dios en la actualidad, y como su Orden sigue creciendo hoy día. Me sentí un poco ignorante, al no conocer antes de la excursión esta Orden que realmente tiene un peso importante en la enfermería y a nivel social.
    También, fue curioso la cantidad de artistas que han buscado representarlo en sus obras dando muestra así de la importancia de su persona y actos, o el gran registro de documentos de enfermería que hay en la casa de los Pisas
    Pero, sin duda alguna, lo que más me gustó y valoré de esta visita fue conocer como esta persona partiendo de la miseria consiguió poco a poco ascender en su propósito: que los enfermos pobres fuesen cuidados, y lo consiguió. Así, con su talento y picardía consiguió que algunos adinerados de Granada le cedieran limosnas para crear y mantener su hospital, como la historia en la que dejó un muerto en la puerta de un adinerado porque no quería darle dinero para su entierro.
    San Juan de Dios, fue un hombre de valorar y admirar que buscaba el bien de las personas menos necesitadas, y fue poco a poco consiguiendo crear hospitales más grandes, haciéndose con el cariño de la gente y el respeto de los mandatarios , además de superar todas las críticas contra él. Un ejemplo del cariño que le tenían fue como los Pisas lo acogieron para intentar que se mejorará,tras entrar en una pulmonía al tirarse al río a intentar salvar un niño.
    San Juan de Dios murió en la casa de los Pisas, con la preocupación de qué pasaría con sus enfermos y sin conocer el Hospital que llevaría su nombre, ya que era su proyecto.
    Esta visita que nos regaló un poco de dolor de espalda, un DVD de San Juan de Dios y un paseo todos juntos, nos presentó a un hombre que es pieza clave en nuestra futura profesión del cual se puede aprender mucho.

  4. Durante este itinerario alecionador hemos visitado varios lugares de Granada relacionados con la vida y obra de San Juan de Dios. Siento no haber tenido conmigo un mapa del centro de Granada porque eso habría completado las expliaciones del profesor Amezcua, principalmente para localiza aquellos lugares que me parecieron más interesantes y visitarlos después. Lo más interesante para mi fué la visita al museo – la casa de los Pisa – una casa de una familia que ofreció su ayuda durante los últimos días de vida de San Juan de Dios. Nos enseñaron la capacha y el baston del Santo para confirmar que existió que al menos hubo un hombre y eso no es una leyenda y que fué basicamente una persona como otra cualquiera. También visitamos la habitación donde vivió sus últimos días y donde lo encontraron muerto, de rodilla y con el cruz, como si él hubiese estado rezando cuando le sorprendió la muerte. En el museo hemos visto muchos cuadros que representan a San Juan de Dios y desde el primer retrato hasta el último en él que se le muestra con un muerto en sus brazos, todos son muy diferentes en cuanto a los estilos. En el museo están representadas muchas cosas que tienen relación con la Orden San Juan de Dios. Esta orden es poderosa ya que se extiende por muchos paises y, por ejemplo, gestiona la Comunidad de la Farmacia del Vaticano. Es interesante saber que la Organización de la Orden se basa en la democracia y hay elecciones de su Representante. Estos elecciones son cada 6 años y el Representante sólo puede ser reelegido una vez independientemente de la calidad de su gestión.
    Como conclusión, quero decir, que comparto la opinión del director del museo que nos dijo que una vez visitado teníamos que volver, porque en una primera visita no es posible percibirlo todo.

  5. El pasado martes pudimos pasar una tarde por Granada con el profesor Manuel Amezcua en la que vimos diferentes sitios importantes, sitios por los que pasamos todos los días, pero nunca nos hemos planteado saber su historia, incluso algunos no conocíamos su importancia.
    Nuestra excursión comenzó en el Hospital San Juan de Dios, donde vimos sus patios interiores y el profesor no facilitó información a cerca del hospital antiguamente y ahora, que se convertirá en una escuela de enfermería asociada a la facultad actual.
    Posteriormente pasamos por una calle cerca de la plaza de la facultad de derecho (en cuyo centro se encuentra una escultura Carlos V, fundador de la universidad de Granada). En esa calle, llamada Calle Lucena, se encontraba un pequeño edificio, que fue el lugar donde San Juan de Dios fundó su primer hospital.
    Luego pasamos por la puerta de la sede de fundación INDEX y por la Catedral de Granada.
    Nuestra última parada fue en la Casa de los Pisa, donde nos esperaba el director de allí para hacernos una visita guiada. En la visita vimos muchísimas cosas de gran interés (por lo menos por mi parte) entre las que destacar que nos enseñó un libro de hace aproximadamente 200 años a cerca de la enfermería. También vimos los zapatos rojos que llevaba el Papa Benedicto XVI y también nos enseñaron la habitación en la que la familia Pisa se encontró a Juan de Dios muerto. Todavía se conservan los ladrillos originales en la parte donde fue hallado muerto de la habitación.
    Como me pareció muy interesante toda la excursión, comencé a leer un poco de la biografía de San Juan de Dios (ya que tengo la suerte de haber tenido un familiar muy cercano que ha trabajado dos años en el Centro Asistencial San Juan de Dios de Málaga, por lo que él también me ha facilitado información que aprendió cuando estuvo allí a cerca de la vida y obra de San Juan de Dios), y me gustaría compartir una breve pincelada sobre su biografía:
    Juan Ciudad Duarte nació en Portugal entorno al año 1495, aunque con ocho años se trasladó a vivir a España. Desde los 27 años vivió como un aventurero. En Granada montó una pequeña tienda de libros en calle Elvira. Lo consideraron un enfermo mental y lo llevaron al Hospital Real, donde vivió en primera persona lo mal que trataban a los enfermos de allí.
    A partir de ahí decidió fundar su propio hospital para tratar a los enfermos con cariño. Trasladaba a hombros a odas las personas que se encontraban abandonadas en la calle. La gente le ayudaba a base de limosnas u otras cosas.
    Tras su muerte, el 8 de marzo del año 1550, le legó su estilo de vivir a unos cuantos compañeros. La Iglesia reconoció su orden como Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que se ha extendido por los cinco continentes.

  6. Cuando visitamos la casa donde murió San Juan de Dios, nos mostraron uno de los archivos más antiguos que poseían de Enfermería, en el que se incluían los nombres, apellidos y oficio de la persona que aparecía en él.
    Algo que me resultó realmente interesante fue que cuando era una mujer la que aparecía en el archivo, no aparecía con sus apellidos ni nombre sino como “mujer de…”; he aquí la carga que llevamos desde nuestros antepasados que constata la falta de igualdad y el poco reconocimiento de la mujer.
    En otra de las imágenes se muestra la capacha de San Juan de Dios, en la que había una cesta de mimbre, la que acompañaba a San Juan de Dios en sus viajes, a los que se aventuraba con el fin de recaudar dinero y comida para dárselo a los más necesitados, pero se encontraba con un impedimento, que durante el camino de vuelta a casa se encontraba con mendigos y gente que también le pedía ayuda y a la que él por su bondad y caridad, se veía obligado a satisfacer sus necesidades, por lo que volvía a su pueblo con la capacha vacía.
    Y en otra de las imágenes puede verse la habitación en la que murió San Juan de Dios, donde cabe destacar la figura del santo que hay arrodillado al lado de su cama a tamaño real.

  7. Hace unos días pudimos disfrutar de una pequeña visita guiada por el profesor Amezcua. Durante la visita pudimos conocer el Hospital de San Juan de Dios. Juan Ciudad era una persona que se preocupaba mucho por los pobres, así que decidió prestarles ayuda y poder construir un lugar donde poder darle cobijo. El primer Hospital que construyo se situó en la calle Gomeres y el segundo en la calle Lucena.
    Con respecto a la visita del hospital me llamó mucho la atención el estado en el que se encuentra, la verdad es que está en deterioro y creo que se le debería poner remedio lo antes posible, ya que es patrimonio para la ciudad de Granada y no se debería perder. Otra cosa que me llamo mucho la atención fue que aún en ese hospital se realizan algunas pruebas, a pesar de ser muy antiguo y de estar en malas condiciones. Tras la visita del hospital, hicimos un pequeño recorrido por el centro de la ciudad visitando los lugares más emblemáticos de ella, como es la catedral, a calle Lucena donde San Juan de Dios construyó su primer hospital, etc.
    Por último visitamos la casas de los Pisa, considerada como un museo de San Juan de Dios, ya que fue allí donde este murió , y está situada en la calle Convalecencia. Allí pudimos encontrar un gran patrimonio cultural, entre lo que destaca un libro muy bien conservado que pertenece a Hospital San Juan de Dios. En ése encuentra apuntado el nombre de pacientes que lo visitaban y la enfermedad que tenían. También destaca la habitación en la que murió San Juan de Dios. En ella podemos encontrar una pequeña cama y a su izquierda está situada una imagen de San Juan arrodillado y con una cruz en la mano.
    En general la visita fue muy productiva, pudimos pasar una gran tarde disfrutando de Granada y su gran patrimonio, pudimos conocer la historia de San Juan y el patrimonio que dejo a la ciudad.

  8. Me gustaría resaltar de la última visita a la que acudí el hecho de poder ampliar mis conocimientos sobre Granada, la cantidad de recovecos y de pequeñas instituciones tan especiales y que atesoran una gran historia, como la Casa de los Pisa.

    En ella pudimos ver objetos tales como el capacho que portaba San Juan de Dios en sus viajes, su bastón… Fue muy curioso conocer la vida de este hombre, un modelo de entrega y compasión hacia los demás.
    Por su labor caritativa, San Juan de Dios es reconocido como el patrono de los bomberos (ya que rescató a personas que se encontraban dentro del Hospital Real, cuando se incendió) y también de todos los hospitales y enfermos, enfermeras y personal sanitario. Incluso vimos uno de los primeros registros de los enfermos que ingresaban en el hospital.

    También pasamos por unas callecitas y para mi sorpresa, nuestro profesor nos indicó que en una de ellas se encuentra actualmente la sede de la Fundación Index.
    (Somos unos privilegiados) 😀
    Realmente fue una visita muy agradable.

  9. Como asistente a aquella visita al itinerario por Granada. Me gustaría resaltar un par de aspectos. Lo primero que quiero decir es que me apreció una gran idea desde el principio realizar este itinerario. Como posteriormente comprobé al descubrir bastantes cosas que antes desconocía.
    Empezando por el hospital de san Juan de Dios y pasando por los diversos emplazamientos en los que San Juan de Dios estableció hospitales. Algunos de estos sitios por los que normalmente se puede andar y desconocer totalmente cual es su historia. Lo que me llevó a plantearme cuantas cosas históricas se escondían en la ciudad. Quizás deberíamos haber visto el sitio de el hospital emplazado en la calle gomeres pero en general la visita estaba muy bien organizada.
    Pero lo que realmente me llamó la atención fue la visita a la cada de los Pisa. Había oído de esta anteriormente pero nunca la había visitado. Me pareció impresionante la gran cantidad de documentos y de obras que albergaba en su interior. Así como ver la capacha que utilizaba san Juan de Dios. Si duda un gran acierto fue enseñarnos diversos textos relacionados con la enfermería. Algo que podemos saber de estudiar la teoría pero que al verlo en la práctica es bastante revelador.
    Tengo que destacar también una selección de obras que relataba la vida de san Juan de Dios y en los que se podía contemplar algunos sitios que nosotros mismos había visitado anteriormente
    Sin duda fue una práctica que me gustó bastante y que recomendaría realizar a todo el que pueda y esté interesado en conocer un poco más a cerca de la vida de san Juan de Dios.

  10. Gracias a la teoría impartida en clase y a este itinerario pedagógico he descubierto la importancia de San Juan de Dios no sólo a nivel granadino sino también a nivel internacional.
    Para empezar comentar que los distintos edificios que recorrimos sorprende su mantenimiento en pie y su restauración tras el paso de los años. Algunos, como el Hospital San Juan de Dios, se encontraba en peores condiciones. Me sorprendieron gratamente los detalles estructurales. En cuanto a “la Casa de los Pisa” felicitar al hombre que nos recibió por su excelente descripción del último día de San Juan de Dios vivo que nos cautivó a mí y a todos nuestros compañeros.
    Sobre la vida de San Juan de Dios, me parece fascinante como un hombre como él pudo cambiar y llevar una vida de “santo” ayudando y cuidando a los demás a base de limosnas, y demostrando en cada actuación suya la gran bondad que tenía.Incluso llegar a morir por salvar a un pobre niño que se estaba ahogando en el río Genil. Fue tal su obra que se fundó la Orden de San Juan de Dios que sigue vigente en nuestros días y cuya labor es ayudar a los más necesitados.
    Esta orden no se limitó a actuar sólo en Granada sino que se encuentra repartida por todo el mundo. Incluso en Marbella (Málaga) de donde soy hay un hospital y una capilla pertenecientes a la orden de San Juan de Dios.

  11. Tras lo que hemos aprendido en clase y en la visita por la Granada Hospitalaria de San Juan de Dios, me he dado cuenta de que este santo no fue importante solo en Granada sino que la orden de San Juan de Dios es importante en todo el mundo prestando servicio a los enfermos y a los más necesitados. Para poder entender esto es necesario saber un poco de la vida de San Juan de Dios.
    Juan ciudad, ese era su nombre, nació en Portugal el 8 de Marzo de 1495. Fue trasladado a España con 8 años, no se sabe con claridad porqué pero algunos historiadores afirman que procedía de una familia judía. En Oropesa, Toledo, fue criado y se educó de manera cristiana.
    Decide dedicarse a la vida militar y para ello de dirige a Fuenterrabía a luchar contra los franceses y a Viena donde se alistó en la guerra contra los turcos. Sin embargo la vida militar no era su fin.
    Viajo hasta el norte de África donde trabajó como albañil ganando un salario que utilizaba para socorrer a unos exiliados portugueses que había conocido. Así se comienzan a apreciar sus actos de bondad. Tras esta etapa de su vida en África vuelve a España, concretamente a Granada, donde se dedica a la venta de libros.
    Al oír predicar a Juan de Ávila en la ermita de los Mártiles, su reacción ante esto fue tal, que lo consideraron un enfermo mental y lo encerraron en una celda del Hospital Real. Esta experiencia fue la que le llevó a crear su propio hospital para atender a los enfermos de manera que estuvieran bien.
    Una vez que sale de aquel lugar, se dedica a recoger leña y venderla, de manera que el dinero que conseguía lo utilizaba para ayudar a los más necesitados. Con el tiempo consigue abrir su primer su primer hospital en la calle Lucena de Granada y luego es trasladado a la cuesta de Gomeres donde atiende a los pobres, a los enfermos y en definitiva, a todas las personas que lo necesitaban gracias a las personas que con sus limosnas apoyaban su obra y las que se unían a él. Así se fue creando la orden de San Juan de Dios.
    Finalmente murió en 1550 como consecuencia de una pulmonía tras arrojarse al río Genil para ayudar a un niño.
    Todo esto impulsa a sus seguidores a continuar con su obra de manera cristiana. Esto nos permite encontrar diferentes centros de la orden de San Juan de Dios por todo el mundo.
    Lo que me ha llevado a interesarme por este tema es que incluso en mi ciudad, en Las Palmas de Gran Canaria, hay un centro llamado Ciudad San Juan de Dios. Se trata de un centro de atención integral a personas en situación de dependencia por discapacidad, a las que se les presta una atención sanitaria y de educación especial.
    Me resulta increíble la historia que guardan cosas tan cotidianas como ese hospital que veía cada día y que mucha gente, como yo hasta ahora, desconoce la importancia que tiene no solo para la población en el ámbito sanitario, sino también para la historia de la enfermería.
    En el siguiente enlace podemos ver la acción que se realiza en la Ciudad San Juan de Dios:
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/pueblo-de-dios/pueblo-dios-ciudad-dios-canarias-1/1043845/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *