Impresiones y noticias históricas en el Itinerario “Tras los pasos de Juan de Dios en Granada”

Autora: Irene Roldán Cubillas, 1ºA (2014/15)

En la fría tarde del 28 de Noviembre de 2014, nos dispusimos a conocer un poco más acerca de la vida de Juan Ciudad, más conocido como San Juan de Dios, y para ello seguimos sus pasos por Granada.

Empezamos narrando su vida

Nacido en Montemor-O-Novo, Portugal en 1495 ejerció como pastor. Juan entró en la milicia y participó en varias batallas de Carlos V. En una de las campañas le pusieron a cuidar un depósito y, como el enemigo logró saquearlo, le condenaron a la horca. Juan se encomendó a la Virgen María y le perdonaron la vida. Dejó la vida militar pero en ella aprendió a ser disciplinado y sufrido.

Se dedicó entonces a vendedor ambulante de libros y estampas religiosas. Abre una pequeña librería en la Puerta de Elvira. La librería le permite entrar en contacto con la literatura de tipo devocional y religioso. En una ocasión, con su cargamento de libros, llegó a un ameno lugar de la ciudad donde había una fuente, y pudo ver al Niño Jesús que sostenía una granada en la mano, coronada de una cruz, quien le dijo antes de desaparecer: “Juan Ciudad, Granada será tu cruz”. Esta leyenda cuenta el origen del escudo de la Orden de San Juan de Dios.

sjd (2)

Azulejo sevillano en el patio principal del Hospital San Juan de Dios

Es aquí en Granada donde una fresca mañana de enero de 1539, se encuentra predicando el maestro Juan de Ávila, apóstol de Andalucía, a donde acude Juan, que empieza a proferir gritos desaforados, pidiendo perdón a Dios, da volteretas, llora… la gente se burla de él y lo tachan de loco. Tras esto, lo llevan como un loco, a que ingrese en el Hospital Real a la sección de psiquiatría, que tras un tiempo muestra cordura, sensatez y buen juicio.

Siendo como era gran observador, su talento natural lo llevó a descubrir allí mismo el inmenso mundo de la enfermedad y su entorno. Pero, ¿qué le ocurrió en este drama? Las palabras de Juan de Ávila empujaron a que descubriera de un modo súbito y emocional, lo mucho que Dios lo había amado y tener 44 años y no haberlo descubierto antes. El pobre era su vocación, y lloraba de dolor y de amor.

A partir de esta experiencia de gracia y sufrimiento, Juan Ciudad se prometió a sí mismo fundar su propio hospital donde poder tratar a los enfermos con el respeto y cariño que se merecen. Se dirige en peregrinación al santuario de la Virgen de Guadalupe en Extremadura. Allí madura su propósito y a los pies de la Virgen promete entregarse a los pobres, a los enfermos y a todos los desfavorecidos del mundo.

Ya en Granada, comprendió que no era suficiente cuidar a los enfermos en la intemperie, sino acogerlos en lugares cerrados. Y así empezó alquilando pequeños pisos en la plaza de Bibarrambla, y es cuando alquila un local en la calle Lucena, que pudiera ya considerarse como su primer albergue/hospital.

sjd (3)

Fachada en la C/Lucena, del primer hospital de San Juan De Dios

sjd (4)

Pintura de López Vázquez de la misma fachada

Más tarde se desplaza hacia la cuesta de Gomérez, siendo un hospital más evolucionado. Sus obras se multiplican y crece el número de sus discípulos -entre los cuales destaca Antón Martín, creador del Hospital de la Orden en Madrid llamado de Nuestra Señora del Amor de Dios- y se sientan las bases de su obra a través del tiempo. Pronto crece su fama por Granada, y el obispo le pone el nombre de Juan de Dios.

Que San Juan de Dios años más tarde se convirtiera en patrono de los Bomberos, se remonta al incendio del Hospital Real, el día 3 de Julio de 1549, a las 11 de la mañana, en el que parecía un ser incombustible, un ser ‘ileso entre las llamas’. Y es que con mucho afán, cerciorándose de que no quedaba ningún enfermo entre las llamas, socorrió a todos ellos. Un hombre que ardió en amor divino ‘para que nadie en torno suyo pereciera de frío’.

sjuandiosgomezm

Manuel Gómez-Moreno González (1880). Museo de Bellas Artes de Granada

Por su obra también se le adjudicó ser patrono de todos los Hospitales y de todos los Enfermos, de todas las Enfermeras, Personal Sanitario y Asociaciones.

A últimos de febrero de 1550, con los deshielos de Sierra Nevada, le dijeron a Juan de Dios que el Río Genil bajaba imponente, lleno de troncos. El joven que le acompañaba para recoger los troncos, no se sabe cómo, cayó al agua. Juan se arrojó rápidamente para salvarlo. Hizo todo lo que pudo. Llegó al hospital chorreando, no se sabía si eran lágrimas o agua…

Una bienhechora, Ana Osorio, esposa de García de Pisa, lo trasladó a su casa, la casa de los Pisa. Pocos días después, Juan se levantó de la cama donde guardaba reposo, se puso el hábito, tomó el crucifijo con las manos, se arrodilló, y expiró. Era la madrugada del 8 de Marzo de 1555.

El Hospital

No llegó a ver terminado el hospital que tanto tenía pensado para dar cobijo a más enfermos si cabe. Cuando Juan Ciudad muere ya se habían construido “dos cuartos” y parte del tercero del edificio. Años después, se realiza el traslado de los enfermos desde el hospital de la Cuesta de Gomérez.

sjd (5)

Segundo Claustro

Durante siglos, el hospital se dedicó a dar acogida a pobres y enfermos, además de servir como lugar de formación de centenares de hermanos hospitalarios. En el siglo XVI, el edificio contaba con 6 salas de enfermería y 25 camas, era atendido por 25 religiosos y el Superior, y la ayuda de una treintena de colaboradores.

El valor arquitectónico más relevante del edificio se sitúa simétrico al eje que marca la escalera principal o de carroza, cubierta por una armadura policromada de estilo mudéjar. El claustro principal está formado por 30 columnas de mármol gris. El centro está ocupado por una fuente con un pilar poligonal y dos tazas de mármol blanco sobre el que aparece el emblema de la Orden, es decir, la granada coronada por la cruz.

sjd (6)

Primer clausto

El segundo claustro, proyectado en el siglo XVIII, consta de 25 pilares y su centro está presidido por una fuente más sencilla y también coronado por el emblema de la Orden en hierro forjado.

En 1835, los religiosos de San Juan de Dios se ven obligados a abandonar el Hospital como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal, que ordena la supresión de los conventos religiosos, por lo que la Orden quedó prácticamente extinguida en España. Tras la vuelta de la Orden a España no se han dejado de hacer gestiones para recuperar este importante patrimonio cultural, asistencial y religioso, para lo cual han contado con la ayuda de la Asociación de Amigos de San Juan de Dios, con el fin exclusivo de realizar actividades encaminadas a la devolución o cesión del Hospital a la Orden.

Casa-Museo de los Pisa

La Casa de los Pisa, donde murió, nos deja ver lo que permanece de Juan de Dios, algunos de sus objetos y los objetos más relevantes de su Orden. Entre ellos se encuentra la capacha con la que podemos pensar que iba y venía para ayudar a sus enfermos, o con la que cogía leña para calentarlos.

sjd (1)

Y también el libro 3º de Registro de Hombres y Mujeres, de 1566-1567, que ingresaban en el Hospital San Juan de Dios, con los nombres, apellidos y oficios, y las mujeres con los apellidos de sus maridos.

Magnífico itinerario el de ayer al que invito a mis compañeros a asistir y conocer más de la vida de San Juan de Dios.

Fuentes

-Casa de los Pisa. Archivo-Museo de San Juan de Dios. Web oficial http://www.museosanjuandedios.es/
-Hospital San Juan de Dios (Granada). Disponible en http://www.sanjuandedios-oh.es/?q=hospital-san-juan-de-dios-granada
-Novella, Braulio (O.H.). S. Juan de Dios, testigo de amor a los más pobres. Folleto divulgativo editado por la O.H. de San Juan de Dios. S/l, s/a.

 

3 comentarios en “Impresiones y noticias históricas en el Itinerario “Tras los pasos de Juan de Dios en Granada”

  1. Habría muchos aspectos a destacar de la visita realizada al Hospital de San Juan de Dios y a la casa de los Pisa. Para mi fue muy interesante, como granadina desde nacimiento, el poder entender el significado de dos edificaciones que hasta ahora habían pasado desapercibidas en mi día a día.
    Lo primero que me llamó la atención es que a pesar del mal estado, el Hospital de San Juan de Dios sigue en uso a día de hoy y con expectativas de futuro, con muchos de sus detalles originales (como el azulejo sevillano que se podía observar en las paredes) dignos de conservar ya que forman parte de la memoria histórica de Granada.
    Tras la visita al hospital nos dirigimos a la casa de los Pisa y no por una ruta cualquiera, sino descubriendo todos los lugares que frecuentaba Juan Ciudad mientras residía en Granada, así como la sede de la fundación Index que me gustaría visitar próximamente.
    La casa de los Pisa fue, en mi opinión, lo mejor de toda la visita. Hay varias partes de la visita que me parecieron realmente interesantes:
    -La primera de ellas fue una sala en cuyo interior había montones de cuadros de la ruta de San juan de Dios por la que acabábamos de pasar, en esa misma sala vimos un vídeo que a mi personalmente me hizo caer en la cuenta de que San Juan de Dios y su modo de pensar siguen presentes en la actualidad y que es realmente útil conocer su historia para crecer como enfermera.
    -La segunda fue ver las figuras de San Roque y San Sebastián en esa casa ya que días antes habíamos comentado esa misma imagen en clase y fue satisfactorio poder identificarlos sin problema y dar uso de lo aprendido.
    -La tercera fue poder observar de cerca los libros tan antiguos y valiosos que vimos ya que me parece fascinante que aún se conserven y que a pesar de su antigüedad el contenido sea parecido a los de hoy día.
    -La última pero no menos importante fue poder estar en la sala donde San Juan de Dios murió, que un lugar donde miles de peregrinos acuden se encuentre en tu propia ciudad es algo de lo que puedo sentirme orgullosa.
    Además la estatua de San Juan de Dios en la habitación simbolizaba la forma humilde que tuvo de morir, me llevó a pensar que cualquier persona que quiera dedicarse a una profesión tan entregada a los demás como es la enfermería debería tomar conciencia de que lo principal es ayudar sin esperar nada a cambio.
    En definitiva, es una visita que tanto cultural, personal y académicamente me ha servido y gustado mucho y que recomiendo a todo el mundo que pueda a que la realice.

  2. La visita tuvo lugar, como bien ha comentado mi compañera, el día 28 de Noviembre por la tarde. El recorrido empezó en el hospital de San Juan de Dios, del cual vimos los dos grandes patios y no mucho más dado que se encuentra en reconstrucción para llegar a ser algún día un gran hospital 24 horas, no como es hoy ya que sólo de día. Seguidamente nos paseamos por Granada, llegando a ver lugares en los cuales San Juan de Dios había estado ejercitando sus buenas acciones, llegando a ver su primer hospital. Por último visitamos La Casa De Pisa, , este establecimiento puedo ser visitado gracias al director del museo que nos permitió entrar, aún no siendo horario de visita, y nos hizo una visita guiada por todo el museo de San Juan de Dios. En la visita al museo lo más espectacular fue ver la habitación donde murió san Juan y ver el tercer libro escrito por él, lo cual no suele poder verse tan de cerca.

  3. De la visita que tuvo lugar el 28 de Noviembre al Hospital De San Juan de Dios cabe destacar como a lo largo del tiempo este sigue cumpliendo y manteniendo firmemente su función principal para la que en un día fue creado, como era la dedicación enteramente de prestar atención a las personas enfermas.
    Tras pasar cientos de años hemos podido comprobar como el hospital no se encuentra en muy buenas condiciones, una lástima ya que es maravilloso el trabajo realizado por aquellos quienes pusieron su empeño en la construcción.
    Conforta saber que actualmente comenzará una etapa nueva en la historia del edificio con la idea de restaurarlo y que pueda continuar su uso hospitalario como en un principio fue concebido.

    Ver vídeo Hospital San Juan de Dios : https://www.youtube.com/watch?v=g-wTRS2cldw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *